GraciasMaestro.com.ar
“No me siento campeón del mundo”.
El Gráfico - 15 de julio de 1986. Entrevista realizada por Jorge Barraza.


Estamos dándole gracias al Maestro
Inicio
Trayectoria
Títulos
Archivo
Entrevistas
Goles
Imágenes
Apostillas
Noticias
Links recomendados
Foro
Contacto

Lejos de los ecos victoriosos, despojado de la efusividad del triunfo, sin drama ni histeria, sin euforia prefabricada, Ricardo Enrique Bochini confiesa:


- ¿Por qué, Bocha?
- Porque jugué tan pocos minutos que no puedo sentirme campeón. Eso lo deben sentir los muchachos que jugaron casi todos los partidos y que realmente hicieron méritos para lograr el título. Yo estoy acostumbrado a los torneos que ganamos con Independiente, donde sí tuve una participación más decisiva.

- Pero, ¿te sentís feliz?
Hubo momentos en que estuve contento, como por ejemplo cuando entré en el banco contra Bélgica y jugué esos minutos. Antes, no, veía que pasaban los partidos y se me iban las posibilidades de jugar. Y después de lo de Bélgica pensaba que iba a ir al banco contra Alemania pero quedé afuera otra vez. Eso es difícil para un jugador que está habituado a ser siempre titular.

- Por la cara de Ricardo Bochini no asoma ningún gesto que acompañe sus frases. El tono de su voz es siempre el mismo, en las preguntas fáciles de contestar y en las otras. Los estados de ánimo hay que extraerlos de sus respuestas. Que no son generalmente las que espera la gente. Esos que lo quieren están deseando escucharle decir “es el título que me faltaba” o “que alegría me dio ser campeón del mundo”. Ellos lo suben al carro de la victoria y él se baja solo.
Los hinchas quisieran escucharte algo lindo, que te sentís campeón, que es el broche de tu carrera...

- Sí, ya sé, pero no lo siento así.

- ¿Tuviste oportunidades de ganarte un lugar?
Y... Yo había jugado en la gira por Europa en el ’84, después me fui y cuando volví fui titular hasta esos partidos con México en Puebla y Los Angeles. Después el técnico Bilardo se decidió por otros jugadores y bueno... Son cosas que uno debe aceptar.

- No decís Carlos, ni siquiera Bilardo, sino el técnico Bilardo y suena tan distante... ¿Cómo te llevás con él, hablás?
- No, no, hablar muy poco, sólo cuando jugaba de titular o entraba después, me pedía que hiciera tal o cual cosa y nada más, fuera de eso casi nada. Pero la relación es normal.

- ¿No hablaste con él sobre la posibilidad de que te pusiera más?
- No, yo me entrenaba fuerte para estar bien si me tocaba jugar, pero hablarle no, nunca le hablé a un técnico para que me pusiera. Una vez, después de estar mucho tiempo lesionado, le dije a Nito Veiga que para mí era perjudicial ir al banco de suplentes y que prefería jugar o directamente no entrar a la cancha hasta que él decidiera que podía ser titular de nuevo.

- Se habló mucho del excelente grupo humano que se formó en esta selección, ¿cómo lo ves vos, cómo te sentiste dentro de él?
- Se formó un buen grupo, no hubo problemas. Después de jugar el amistoso con el Junior se hizo una reunión en Barranquilla donde todos prometieron ayudar al equipo, les tocara jugar o no. La consigna era sacar adelante a Argentina y se cumplió. Nadie se quejó, si después alguien le hizo individualmente algún planteo al técnico no sé, pero conflictos no hubo, y eso de que Islas se peleó con Almirón es mentira. En cuanto a mí, me sentí bien, yo no tengo dificultades con nadie. Como siempre, hay unos que se llevan mejor con otros por razones de afinidad, como en todos lados.

- ¿Y vos con quién te llevabas mejor?
- Con Passarella, que es un fenómeno, con Giusti, Clausen, Islas y Tapia.

- ¿Cómo es tu relación con Maradona?
- No somos amigos, pero hablamos. Bien, bien... Maradona es buen pibe.

- ¿Es cierto que cuando entraste contra Bélgica te dijo “Vamos maestro”?
Sí. Y después, en esos siete minutos me decía “Vamos, vamos a tocar”. En esa jugada del final llegó al fondo y creo que esperó que yo llegara. Pienso que me vio aunque la jugada fue muy rápida. El es muy veloz mentalmente, lástima que la tocó un belga, sino quedaba yo solo y hasta podía hacer un gol.

- ¿Qué sentiste cuando Bilardo te dio la orden de entrar?
- No tuve tiempo de pensar, yo quería entrar, jugar, tocar la pelota porque estaba medio desorientado, no participaba en nada... Claro que en tan poco tiempo no se puede hacer nada. Para colmo le dieron un pelotazo en la cara a Enrique y se paró el partido como dos minutos. Pero sí, ahí me emocioné.

- ¿Y en la coronación? ¿Te emocionaste cuando te dieron la medalla?
- Fue muy rápido, pasábamos uno al lado del otro, Havelange me puso la medalla, otro tipo me dio la mano, con el único que hablé fue con Conrado Storani, que es hincha de Independiente y me dijo que yo era el ídolo de la familia.

- ¿Te gustó la Selección, Bocha?
- Yo creo que la Selección fue de menor a mayor. Los primeros partidos se ganaron, tal vez sin jugar brillantemente, pero después en los otros cuatro partidos jugó bien y pienso que con Bélgica estuvo lo mejor.

- No contestaste la pregunta. ¿Te gustó la Selección?
- Mirá... A mí el fútbol que me gusta es el que sale jugando de atrás... El de Francia, por ejemplo, que sube tocando, tirando paredes...Pero Argentina hubo momentos en que jugó así, especialmente contra Bélgica.

- ¿Cómo juega Argentina según vos?
- Marca mucho en el medio, no da espacios atrás y adelante depende de Maradona, que desequilibra. Diego hizo las dos: armaba juegos y metía pelotas de gol y también desequilibraba solo y llegaba a definir, por eso fue el mejor de todos. Todos los demás hacían una cosa o la otra, pero las dos juntas no, como Platini, por ejemplo. Pero sin ser un juego deslumbrante fue positivo. Argentino ganó bien todos los partidos y en algunos momentos supo mechar su esquema táctico con improvisación. Ese es el estilo de Bilardo y no se puede discutir, porque le da resultados. Si yo fuera técnico a lo mejor intentaría dar un poco más de espectáculo además de ganar, pero...

- ¿Quiénes fueron los pilares de Argentina?
- No hubo grandes pilares. Sacando a Maradona, que fue excluyente, los demás cumplieron todo muy bien. Quizá se hayan destacado un poco más Cuciuffo en el fondo y Valdano y Burruchaga arriba, pero todos fueron parejos. En especial marcando. Nadie falló. Giusti cumplió muy bien...


Le cuesta a Bochini hablar de Argentina. No es de regalar elogios ni de armar frases antisonantes. Además la selección no tiene el estilo que él enarboló toda la vida con su juego, pero trajo el título del mundo y él formó parte del plantel. Se le advierte una lucha interna entre su forma de sentir el fútbol y esta realidad campeona.
- ¿Qué te gustó y qué no te gustó del Mundial, Bocha?
- Me gustó la actitud de algunos equipos como Francia, Dinamarca o Unión Soviética. Francia, ya te dije, porque juega como a mí me gusta. Los otros porque van al frente siempre, aunque estén ganando dos a cero. Tienen un estilo muy agresivo que hay que ponderar. Lo que no me gustó de algunos europeos es que se repiten mucho, juegan siempre igual. Y en general que se haya jugado con cuatro volantes y sólo dos delanteros.

- Hablá de los jugadores.
- Bueno, Maradona fue el mejor, lejos. Después me gustaron Elkjaer, Laudrup, Tigana, Amorós, Burruchaga. Burru se soltó en los últimos dos partidos y fue un fenómeno.

- ¿Y qué te deja este título de Argentina?
- La alegría de confirmar que este país es siempre una de las tres o cuatro potencias máximas del mundo. Siempre defendí al fútbol argentino y por eso me pone contento. Esto viene bien para que dejemos de mirar siempre para afuera. Todo el mundo se la pasa hablando de Italia, de España, de Francia, que allá no juega cualquiera, pero nadie tiene los jugadores de Argentina. Ellos serán buenos tácticamente, pero nosotros los hemos igualado y además tenemos siempre a un Maradona, a un Burruchaga o un Enrique, que apilan a dos o tres y desequilibran. Eso fue lo más importante de todo.

Sin histerias ni demagogias, como siempre, Ricardo Enrique Bochini.




1999 -Copyright © GraciasMaestro.com.ar - 2003
Hecho en Argentina